Los primeros días del bebé

Aunque durante los nueves meses que dura el embarazo hayas leído todo lo que se ha escrito sobre el comportamiento de los bebés, seguramente terminarás descubriendo que son pocas las cosas que te serán de utilidad porque cada pequeño es distinto y sus reacciones estarán ligadas directamente a la nueva realidad en la que se verá inmerso.

De todas maneras, existen algunas cuestiones básicas que recomiendan la mayoría de los pediatras que tengas en cuenta, sobre todo durante los primeros días del bebé en su nuevo hogar. A continuación detallamos algunas de ellas:

- Durante sus primeros días de vida el bebé pasará la mayor parte del tiempo durmiendo, actividad que sólo abandonará para comer y hacer sus necesidades. Es importante que nunca emplees algún tipo artilugio para hacerlo dormir como, por ejemplo, el té de manzanilla, porque esto terminará lesionando sus funciones gástricas.

- Los bebés nacen con exceso de agua, la que van perdiendo de manera natural con el transcurso de los días. Por este motivo, no debes asustarte si pierde peso. De todas maneras presta atención porque a partir de la segunda semana la situación debería equilibrarse y el bebé tiene que empezar a recuperar los gramos que ha perdido.

- Como bien sabrás la principal forma de comunicación que tienen los bebés es el llanto, por tal motivo deberás aprender a comprenderlo para saber si tiene hambre, si precisa que lo cambien o si no se encuentra cómodo.

- Seguramente a lo largo de los primeros días del bebé en la casa será importante el número de visitas que llegarán para conocer al nuevo integrante de la familia. Asegúrate siempre de que los invitados se laven bien las manos antes de entrar en contacto con el pequeño. También es recomendable que las personas con gripe (incluso integrantes directos de la familia del bebé) se mantengan alejados; si se trata de la madre, ésta deberá usar tapabocas para disminuir el riesgo de contagio.

Finalmente, no debes olvidar que ante cualquier duda que tengas sobre la salud del bebé y su estado en general, siempre es una buena alternativa consultar con el médico de cabecera.