LOS MITOS DEL YOGHURT EN PEDIATRIA

El yoghurt hecho en casa o industrializado es un alimento que hizo su aparición en un proceso natural de la fermentación que prolongo la vida de la leche y que brindó un producto lácteo más a la mesa, que por sus características de cremosidad y sabor ácido es del gusto de chicos y grandes, más aún cuando es de sabor dulce. Cabe aquí mencionar que tanto el yoghurt como la leche son fuente de proteínas, hidratos de carbono, grasas, rivoflavina, ácido fólico y calcio, pero en el proceso de fermentación que sufre la leche para producir el yoghurt se ve alterado el contenido de vitaminas, puesto que las bacterias lácticas fermentadoras requieren de una variedad de vitaminas para su crecimiento.

Se habla de que el yoghurt es un alimento completo y de los grandes beneficios que da a la gente que lo consume, pero usted debe conocer que la buena salud no va ha depender de un solo alimento y mucho menos en una etapa de crecimiento y desarrollo en el que es muy importante que la dieta sea completa, equilibrada y variada, es decir que aporte todas los nutrimentos necesario para la vida en cantidad y calidad. Con esto quiero decir que no hay alimento mágico para crecer sanos y fuertes, sino la combinación de todos los grupos de alimentos, que son cuatro: cereales que proporcionan energía , frutas y verduras que proporcionan vitaminas y minerales, productos de origen animal y leguminosas que proporcionan proteína, grasas y azúcares que proporcionan energía y grasas esenciales; todos ellos en su conjunto son la clave para tener y mantener una magnífica salud.

También se ha dicho que el yoghurt que es un excelente alimento para prevenir enfermedades infecciosas del aparato digestivo, porque previene el crecimiento de bacterias patógenas e incluso puede matarlas, lo cual no llega ha suceder puesto que la flora bacteriana que tiene nuestro intestino destruye a estas bacterias de forma casi inmediata cuando llegan a el, además la inmunología del intestino es extraordinaria, quién si previene enfermedades intestinales infecciosas.

Se dice que el yoghurt es el alimento ideal en casos de diarrea, sin embargo se ha observado que la mejor dietoterapia para cuando los pequeños tiene diarrea es ofrecer alimentos ricos en fibra soluble como la papa, el plátano, la pulpa de la manzana, el pan tostado y el arroz, acompañado de mucha agua puesto que tienden a deshidratarse, y el yoghurt es un alimento libre de fibra soluble que no va a solucionar por si solo el problema.

Así bien, para aquellos niños en el que se les halla diagnosticado intolerancia a la lactosa, es posible que toleren el yoghurt puesto que en el proceso de fermentación de la leche las bacterias digieran la lactosa disminuyendo la cantidad de esta en el producto final, así pues el pequeño tendrá una opción más que consumir de los productos lácteos.

Ahora bien, si elegimos consumir un yoghurt industrializado hay que recordar que tiene un costo mayor a la leche y me está aportando menos nutrimentos al organismo. También hay que tomar en cuenta que tiene colorantes y saborizantes, nada recomendables durante el primer año de vida por el riesgo a las alergias.

Por último cabe mencionar que a pesar de ser un alimento rico y con un sabor muy especial, no es un alimento milagroso y que por la cantidad de azúcar que le agregan al yoghurt de sabor dulce o las harinas que se le agregan al yoghurt cremoso, bien podría clasificarse dentro de los alimentos hipercalóricos, es decir dentro de los postres, que se recomienda consumirlos de vez en cuando a chicos y grandes, pero nunca como parte fundamental de la dieta.